Unos 200 sacerdotes reiteran su compromiso con la Iglesia

Unos 200 sacerdotes reiteran su compromiso con la Iglesia

Con el templo de Nuestra Señora de Lourdes abarrotado, unos 180 sacerdotes de la arquidiócesis de Panamá renovaron sus promesas sacerdotales, el miércoles 28 de marzo, ante su arzobispo, José Domingo Ulloa Mendieta, dentro de la Misa Crismal.

“El Señor Jesús nos ha convocado, un año más, a celebrar esta Eucaristía tan entrañable y significativa para nosotros los presbíteros. En ella renovaremos nuestros compromisos sacerdotales y se bendecirán los óleos y el santo crisma; y esta celebración  juntos, lo hacemos en un clima orante y en presencia de parte de ese Pueblo de Dios, a que estamos llamados a servir”. Con estas palabras el arzobispo de Panamá, monseñor José Domingo Ulloa Mendieta, destacó la importancia de esta celebración.

El Arzobispo Panameño agradeció la participación del Nuncio Apostólico Monseñor Miroslav Adamchy; al Obispo Auxiliar Mons. Uriah Ashley; sacerdotes, diáconos; consagradas, seminaristas y gran cantidad de fieles, que se hicieron presentes en la Misa Crismal.

Tomando como referencia a los Papas Benedicto XVI y Francisco; como a Monseñor Óscar Arnulfo Romero, monseñor Ulloa, hizo su reflexión porque sus voces “han resonado siempre en mí para preguntarme sobre mi quehacer pastoral”.

Destacó las palabras del Papa Francisco, el 25 de abril de 2013, donde recordó que “tenemos que familiarizarnos y meditar asiduamente la Palabra del Señor, para creer lo que leemos, enseñar lo que creemos y practicar lo que enseñamos”.

“Tenemos que imitar siempre el ejemplo del Buen Pastor, que no vino para ser servido, sino para servir, y buscar y salvar lo que estaba perdido, expresó monseñor Ulloa.

También citó la homilía de la Misa Crismal, del 23 de marzo de 1978 de monseñor Romero destacó que  “la Misa Crismal, es la Misa  en que rendimos honor al Espíritu Santo que unge con su fuerza divina al presbiterio para hacerlo ministro de la misericordia de Dios para el pueblo, y unge también al pueblo con el carácter sacerdotal que ustedes, queridos laicos, que han recibido desde el día del bautismo…”.

La unidad del clero con el obispo y el perdón fueron destacados por el arzobispo durante la homilía.

“Yo quiero decirles que lo que más anhela el obispo,  es la unidad con su clero. Por tanto si en algo el obispo ha ofendido a un sacerdote y por eso tal vez no exista la plena unidad con él, en esta mañana en que Cristo nos pide la unión sacerdotal como señal de su presencia, de su gracia, de su vida al pueblo, yo, queridos hermanos, les quiero pedir perdón”, afirmó Ulloa.

Ante el reto de la JMJ

Sobre la Jornada Mundial de la Juventud, el arzobispo destacó la importancia que tienen los sacerdotes para garantizas una mayor participación de los jóvenes panameños en este evento.

Reconocimientos
Esta ocasión fue propicia para que monseñor Ulloa, recordara  a los sacerdotes de la misericordia a quienes el Santo Padre ha ofrecido a los fieles del mundo para perdonar y reconciliar a los hermanos.

En la Arquidiócesis de Panamá, cuenta con el padre Severo Samaniego, el P. Amado Flores,  EL P. Alejandro Goulborne, el P. Francisco Verar, sacerdotes de la Misericordía, que el 8 de abril, II domingo de Pascua o de la Divina Misericordia, participaran en el encuentro con los Misioneros de la misericordia y el Papa Francisco, que se realizará en Roma.

También hizo un reconocimiento a los sacristanes y sacristanas de las parroquias

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *